¿Estás buscando un hotel con encanto en Huesca? Huesca guarda tesoros de las antiguas culturas y civilizaciones que pasaron por allí… los palacios, las casas tradicionales, los monumentos… ¡todo un legado que te dejará con la boca abierta!
¿Qué ver en Huesca? No puedes perderte la puerta de los Pirineos, en la que podrás contemplar la provincia desde una altura de 2000 metros. Huesca también es un lugar ideal para pasear, con la tranquilidad del paso del río Isuela, ideal para ir en pareja y dar un paseo en el atardecer.
Uno de los puntos más interesantes es el Teatro Olimpia, inaugurado en 1925. Si lo que buscas es ocio podrás disfrutar de un casino con varias zonas con diferentes salas de juegos. Y, Huesca no es menos en cuanto a naturaleza se refiere… hay múltiples rutas de las que podrás disfrutar… inmensos campos verdes y flores harán que tu escapada sea inolvidable.  Huesca es una provincia rica en recursos naturales y con un excelente patrimonio: descubre Jaca o el Camino Aragonés. El paisaje oscense te sorprenderá por sus cumbres y valles verdosos, como los de Tena, Ansó o Hecho.
¿Cómo ir a Huesca? Huesca está muy bien comunicada, a pocos kilómetros de la frontera con Francia y a tan solo tres horas y media de Madrid y a tres horas de Barcelona, cuenta con estaciones de autobuses y Renfe.
¿Cuándo ir a Huesca? Cualquier momento es bueno para conocer esta provincia y los hoteles con encanto de Huesca te recibirán para que tu estancia sea inolvidable.
¿Qué visitar en Huesca? Si lo que te apasiona es la historia de Huesca, podrás encontrar multitud de muestras artísticas de todos los estilos: desde el románico en San Pedro el Viejo, San Miguel, barroco en Santo Domingo o San Lorenzo, el gótico en la Catedral, renacentista en su retablo y en el Ayuntamiento, y edificios modernistas como la Diputación Provincial o el Casino.
Si lo que quieres es visitar Huesca para esquiar, no podrás dejar de ir a las estaciones de esquí de Huesca, unas de las mejores de España: Astún, Cerler, Candanchú, Formigal o Panticosa-Los Lagos.
¿Qué comer en Huesca? La gastronomía de Huesca te sorprenderá por los cinco sentidos, no puedes dejar de probar platos típicos como el ajoarriero, una pasta a base de patata, ajo, aceite y huevo; empanadico, una empanada dulce que se elaboraba tradicionalmente en la repostería de del alto Aragón; las campanadas de Huesca, crujientes de pasta de Almendra Marcona; la Trenza de Huesca, que es el producto más destacado de Huesca, compuesto de hojaldre, azúcar, mantequilla, y frutos secos o las Chiretas, un plato de cordero con arroz.
¿Aún estás pensando en hacer un viaje a Huesca? ¡No lo dudes más, nosotros te lo ponemos fácil! Sólo tienes que escoger el hotel con encanto de Huesca que más te guste de la selección y nosotros nos encargamos de todo lo demás. ¡Buen viaje!