Catas y degustaciones de vino

Catas y degustaciones de vino

Si has llegado aquí porque quieres aprender a catar vinos, este es tu post. Descubrirás los tipos de catas de vino que existen, cómo se cata un vino y consejos que se deben tener en cuenta, las fases en una cata de vinos y dónde se puede hacer una cata de vinos. ¡No te lo pierdas y conviértete en un experto catador de vinos!

1. Tipos de cata de vinos

Hay diversos tipos de catas, algunas de las más conocidas y comunes son:
  • Cata horizontal: consiste en catar varios vinos de la misma cosecha, que pertenezcan a la misma Denominación de Origen (DO) o estén hechos del mismo tipo de uva. 
  • Cata vertical: se trata de probar un mismo tipo de vino, pero de distintas añadas, así se puede comprobar cómo ha sido la evolución del vino y cómo fueron las distintas cosechas. 
  • Cata diagonal: es una cata en la que se degustarán distintos vinos de una misma ubicación, pero de diferentes productores y añadas. 
  • Cata a ciegas: tendrás que catar vinos de los cuales no tendrás ninguna información. La cata consiste en que se cubre la botella y el catador debe puntuar el vino sin ver nada, de tal forma que no haya nada, más que el sabor, lo que le influya en su puntuación. Así,  habrá que averiguar la añada, el tipo de uva, la procedencia del vino, etc. 
  • Cata histórica: en este caso se trata de catar vinos distintos y de diferentes añadas, pueden ser de una misma Denominación de Origen o de una sola bodega, con el fin de ver la evolución de sus vinos.
Y, las tipologías de catas y degustaciones de vinos no acaban aquí, además de haber muchas más variantes, también se pueden realizar en función de la tipología de vinos: según el color (tinto, blanco, rosado), según el envejecimiento (vino joven, del año o de cosecha, vino crianza, reserva o gran reserva) o según la cantidad de azúcar (vino seco, semiseco, semidulce o dulce). 
Además, si tenemos en cuenta las características organizativas o su naturaleza, también podríamos hablar de distintos tipos de catas: 
  • Cata técnica: si la cata es realizada por un profesional: un sumiller, un enólogo o un periodista especializado. En este caso este profesional realiza una ficha técnica donde se evalúan varios parámetros como la vista, el gusto y el olfato. 
  • Cata comercial: cuando en la cata participan personas de una distribuidora o de una tienda. Estas catas influyen en la decisión de compra y consumo, y sirven también para elaborar guías de vinos y clasificaciones.
  • Cata privada: es una cata en la que se valora y se tasa el vino: para evaluar los precios en las subastas o simplemente para su comercialización. El proceso consiste en otorgar una nota a la cata que los vaya diferenciando por su calidad.
  • Cata maridaje: es una cata en la que se van comparando vinos para poder determinar los acompañamientos de platos y alimentos.

2. Cómo se cata un vino

Antes de nada, debemos comentaros algunos consejos para poder catar un vino de la mejor forma posible: la habitación en la que estés debe ser luminosa y estar ventilada, no se debe llevar perfume y se deben preparar copas diferentes para cada copa a catar. También es aconsejable utilizar una superficie blanca para apreciar mejor la pureza del vino. 
Para ser un buen catador de vinos, hay que practicar, educando la nariz y el gusto, creando recuerdos mediante la práctica para poder distinguir los vinos, cómo catar un vino tinto y cómo catar un vino blanco. Además, es aconsejable tener en cuenta la temperatura del vino, y hay que tener en cuenta que por debajo de los 5º no se recomienda catar un vino, ya que los sabores pueden no ser percibidos en su totalidad:
  • Vinos de autor: 14-18º
  • Tintos jóvenes: 12-14º
  • Vinos dulces: 10-12º
  • Rosados jóvenes: 7-10º
  • Tintos gran reserva y reserva: 16-18º
  • Tintos crianza: 14-17º
  • Blancos con crianza en barrica: 10-12º
  • Blancos jóvenes: 7-º0º

3. Fases de una cata de vinos

Os vamos a explicar como es una cata de vinos paso a paso. Una cata de vinos se compone de distintas fases:
  1. Fase visual: la vista nos permite saber la edad de un vino (los vinos púrpuras son más jóvenes, los rubíes y pardos tendrán mayor crianza). Los ribetes de un vino (el color en los bordes de la copa) y los reflejos de este nos darán más datos sobre la densidad del vino, la fluidez, etc. Es importante analizar el corcho, que debe estar ligeramente humedecido por el vino, lo que significará que la botella se ha guardado inclinada. 
  2. Fase olfativa: la intensidad del color, la complejidad y la calidad de este. El "aroma" es el olor de los vinos jóvenes y "bouquet" los que están envejecidos.  Existen, además, diez series aromáticas: animal, madera, balsámica, especiada, floral, frutal, empireumática, etérea, química y vegetal.
  3. Fase gustativa: se deben utilizar las papilas calciformes, ubicadas en la parte superior de la lengua y las fungiformes en la punta, sólo estas tienen partes muy sensibles a los gustos específicos. El sabor dulce se siente de inmediato, el amargo se va desarrollando lentamente y el ácido o salado se perciben encima y a los lados de la lengua. En segundo lugar definimos la textura del vino, que está definido como "seda, terciopelo o satén", notaremos la suavidad como un factor positivo y la rugosidad como negativo. Finalmente tendremos que destacar el final que nos deja el vino, y, según su persistencia, podemos hablar de un vino corto (si dura menos de dos segundos), mediano, largo o muy largo (entre nueve y doce segundos).

4. Dónde hacer una cata de vinos

Ya has aprendido en qué consiste y cómo hacer una cata de vinos, así que ahora toca llevarlo a la práctica. Por eso, en Ruralka, te recomendamos nuestra Experiencia enológica, en la que podrás hacer una cata de vinos dentro de los hoteles-bodega de nuestra selección de hoteles con encanto.

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.