Historia de El Castillo del buen amor

¿Quieres saber cuál es la historia de El Castillo del buen amor? En este post te contamos todas las curiosidades por las que este castillo tiene acuñado este nombre. 
El Castillo del Buen Amor fue construido sobre los vestigios del anterior castillo del siglo XI, del que actualmente se conserva su sótano. Su construcción fue dictada por Juan II (por orden de la Casa de Alba). En 1475 este Castillo se entregó a los Reyes Católicos e incluso albergó a Fernando II de Aragón (durante la batalla de Toro).
En 1476 fue cedido al mariscal de Castilla Alfonso de Valencia y Bracamonte, y, tan solo un año después, en 1477, el castillo pasó a ser propiedad de Alonso Ulloa de Fonseca Quijada (obispo de Ávila). En este momento convirtieron el castillo en un palacio renacentista y Fonseca lo transformó en su residencia habitual, que compartió con su amante Teresa de las Cuevas. El Castillo del Buen Amor tiene acuñado este nombre por la constancia del obispo en el amor .
Posteriormente, el castillo fue propiedad de los condes (José Isidro Osorio, Silva-Bazán, Duque de Sesto y Conde de Villanueva de Cañedo). Este último decidió venderlo en el siglo XX a Ricardo Soriano Scholtz von Hermensdorff (marqués de Ivanrey), quien lo vendió más tarde a Tabernero de Paz y, finalmente, pasó en 1958 a sus actuales propietarios.

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.