Conecta con la naturaleza. Planes primaverales en abril

1. Descubrir el Valle de Llémena con los burros en Masía Can Pou (Canet, d'Adri, Girona)
Desde esta masía del siglo XVII situada en el Valle de Llémena, sus propietarios Eirene y Donatello, nos proponen descubrir los parajes y vistas de esta tierra de volcanes y aguas acompañados de unos simpáticos burros de raza catalana que harán de portadores de utensilios y nos acompañarán en las mejores panorámicas del valle. Antes de la salida, nuestros guías, Tai y Paula, harán una breve introducción sobre las características de los burros y la manera de relacionarnos con ellos durante la ruta. Los burros son animales tranquilos y el paseo no tiene mucha dificultad. Es posible el avistamiento de águilas y se disfruta mucho del paisaje con la parada en el río Llémena donde parar a bañarse si el tiempo acompaña y a tomar el delicioso picnic que han preparado en Masía Can Pou: ensalada de huerta propia, quesos de La Balda de Granollers de Rocacorba, fruta fresca y un dulce casero.
Foto: Burros de Masía Can Pou
Foto: Masía Can Pou (Canet d'Adri, Girona)
2. 12 Rutas a pie, en bicicleta y a caballo te esperan en Casona de Labrada (A Pontenova, Lugo).
La Casona de Labrada se encuentra en un enclave natural privilegiado, entre A Pontenova (Lugo) y Taramundi (Asturias), en el corazón de la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos e Terras de Burón, una comarca ligada al metal, donde se pueden encontrar aún maestros cuchilleros y visitar sus talleres. Desde este complejo rural sostenible han preparado 12 rutas maravillosas, ya sea para ir a pie, a caballo o en bicicleta. De estas 12, que se pueden consultar en su página web, destacamos la Ruta del Ferrocarril que discurre por un antiguo trazado ferroviario. Esta vía verde, la única de Galicia, es de unos 12 km, prácticamente llano, apto para senderistas y ciclistas. El trayecto se realiza desde A Pontenova (Lugo) hasta San Tirso de Abres (Asturias), a lo largo del río Eo, donde se cruzan 6 túneles y el puente colgante “Piago Mayor”. Toda una aventura. Por otro lado, la Ruta del Agua, de gran belleza, sale de Taramundi y tras pasar por un bosque de castaños y alisos se podrá contemplar la cascada de Salgueira. Durante el recorrido, se puede parar en el museo de los molinos (Mazonovo) y el museo etnográfico (Esquíos). Todas las rutas se acompañan de un tentempié a base de productos locales que nos preparan en La Casona de Labrada.
Foto: Ruta en bicicleta
Foto: Casona de Labrada (A Pontenova, Lugo)
3. Sumérgete en el mundo de las flores con el taller florar del Hotel Heredad de Unanue (San Sebastián, Guipúzcoa)
A pocos minutos del centro de Donostia y en pleno cinturón verde, se encuentra el precioso hotel Heredad Unanúe, donde Arantxa Liceaga, su propietaria propone unos talleres increíbles de la mano de la artista floral Idoia Liceaga. “Tener cerca a Idoia es un privilegio. Vive y sabe leer la naturaleza de una manera muy especial”, apunta. Por un lado, la propuesta pasa por un taller de trabajos texturales con materiales naturales, flores y verdes, que a modo de joya se realizan para portar en el cuerpo. Las flores son de temporada, pétalos y corazones fáciles de manipular, de gerberas y rosas mini, entre otras. El propósito del taller es disfrutar de las flores, de sus colores, jugar con ellas, de los detalles y transmitir lo que los participantes sienten con lo que la naturaleza pone a nuestra disposición creando piezas únicas y personalizadas. Por otro lado, cuenta con un taller de joyería realizado en arcilla de plata sobre hojas naturales.
Foto: Taller floral
Foto: Hotel Heredad de Unanue (San Sebastián. Guipúzcoa)
4. Los Picos de Europa te esperan a través de 8 increíbles rutas propuestas por El Gran Sueño (Pintueles, Asturias)
En el municipio de Piloña, rodeada de verdes prados, de hórreos y con vistas al Parque Nacional de los Picos de Europa y a la reserva natural del Sueve, se encuentra El Gran Sueño, una casa de aldea asturiana de cinco habitaciones y 3 apartamentos. Desde aquí sus propietarios Javier y Dave proponen ocho rutas para disfrutar de Asturias en toda su esencia natural, diseñadas por ellos mismos y que salen de la casa. Destacamos dos: la primera, el circuito de Pintueles, muy sencilla de 45 minutos, ideal para hacer antes de cenar o al llegar para hacerse una idea de la zona, donde pasearemos cerca de granjas, aldeas, iglesias, senderos y bosques. 
Y la segunda, denominada El Arbeyal de dos horas y media, para hacer después del desayuno o la comida, por la que se sube por el borde del valle a través de los bosques entre Brecín y La Formiga. La ruta rodea Pico Viyao donde hay unas vistas espectaculares del valle hasta los Picos de Europa. Continua por un bosque de eucaliptos hasta la aldea de Busllería. El circuito se termina pasando junto a la iglesia de Pintueles, rodeada de ganado y pastos. 
Foto: Picos de Europa
Foto: El Gran Sueño (Pintueles, Asturias)
Desde Ruralka deseamos que estos planes al aire libre primaverales os inspiren en vuestras escapadas. Explora los lugares más bonitos del país y vive experiencias únicas en nuestros hoteles, ¡te esperamos! 

Regístrate

Descuentos y planes exclusivos para suscriptores.