Slow travel

¿Qué es el slow travel? El slow travel es un movimiento que cada más está más de moda: viajar sin estrés. Y es que… lo más importante es desconectar de la rutina y relajarse. Tanto si viajas lejos como si viajas cerca… ¡olvida tus preocupaciones! Viajar sin prisa, no ir corriendo a todas partes, no sufrir por no verlo todo. Viajar a nuestros hoteles es no querer salir de ellos, es relajarse y disfrutar del momento, es tomarse la vida con tranquilidad. 
El movimiento slow surge como forma de reivindicar que nos tenemos que tomar la vida con más calma, la vida consiste en compartir momentos. Últimamente, cada vez más viajeros convierten su viaje en una maratón para visitar ciudades y tacharlas del mapa. Ir a un sitio para sacarle una fotografía y no acordarte después ni del nombre. Esto no resulta relajante…
El concepto slow es justo lo contrario, olvidarte de lo superficial y descubrir la riqueza de la diversidad y los pequeños placeres de la vida. Conocer la historia y tradición y admirar otras formas de vivir. Degustar la comida más auténtica, con productos de calidad, ecológicos, de kilómetro cero o con denominación de origen, debidamente cocinados y acompañados por el mejor vino de la tierra. Relajarse en un entorno agradable y sobre todo, sin horarios, sin turnos en las mesas y sin que te obliguen a pagar cuando terminas de comer. Hacer sobre mesa, tomar una copa con vistas a la montaña, poder oler las flores, darse un abrazo entre la lavanda más violeta o correr sobre un campo de los girasoles más amarillos. La siesta de después de comer, un baño relajante en un jacuzzi, tumbarse en el mirador de un spa. Así son nuestros hoteles, pura PAZ.
¿Cómo surgió el slow travel? Este movimiento nació en los años 80 tras el vida acelerado que se vive en las ciudades. El italiano Carlo Petrini se enfureció porque abrieron una conocida cadena de comida rápida en Roma y fue el precursor de esta nueva forma de ver la vida. 

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.