Spas y embarazo

1. Spa para embarazadas

Durante el embarazo hay multitud de tratamientos que están permitidos y que se pueden realizar en un centro wellness o spa. No es correcto pensar que no te puedes bañar estando embarazada. Las embarazadas pueden nadar y esto no hace daño al niño, una mujer embarazada puede ir a la piscina al igual que una no embarazada, no es malo nadar durante el embarazo. Así, podemos decir que el embarazo es el momento perfecto para disfrutar de los tratamientos de un balneario o relajarse en un spa. Sí que es cierto que hay que tener en cuenta varias precauciones, teniendo en cuenta el respeto por el bebé.

1.1. Balnearios y aguas termales estando embarazada: 

Siempre se debe tener un control médico, los tratamientos deben ser individualizados y siempre bajo la supervisión del médico del balneario, que valorará la situación específicamente de cada uno. No todos los balnearios son iguales, y, aunque no hay amenaza de aborto, de diabetes gestacional o preclampsia, sí que debes tener un asesoramiento previo, antes de llevar a cabo cualquier tratamiento termal. El médico tendrá en cuenta el tiempo de gestación, de la historia médica y de las técnicas que estén disponibles en ese balneario.

1.2. Watsu estando embarazada: 

Si hace calor, se desaconseja el watsu. El watsu se basa en la digitopresión dentro de la piscina. Lo ideal es hacerlo cuando la temperatura del agua no supere los 36 grados y fuera del agua se esté a gusto.

1.3. Sauna estando embarazada: 

Sabemos que sentarse en una sauna es una gran manera de aliviar dolores de músculos, pero es importante tener cautela al elegir el tipo de sauna. Se desaconseja la sauna y el baño turco durante el primer trimestre del embarazo, por el excesivo calor y la elevada tasa de humedad. Al estar embarazada hay que tener precaución y evitar las saunas o baños termales que estén a temperaturas de más de 37 grados.

1.4. Burbujas de hidromasaje estando embarazada o jacuzzi durante el embarazo: 

Hay que tener en cuenta si estás pensando en meterte en un jacuzzi en el embarazo, la fuerza del chorro del agua, que no resulte muy fuerte.

2. Qué hay que tener en cuenta al nadar estando embarazada:

Las preguntas más típicas en el embarazo son ¿me puedo bañar estando embarazada? ¿puedo ir a la sauna estando embarazada? ¿puedo darme baños calientes durante el embarazo? Tienes que saber que el Colegio de Obstetras y Ginecólogos recomienda que la temperatura del agua no sea superior a 32 grados, salvo que sea una piscina de hidroterapia, en este caso, la temperatura puede ser de 35 grados.
Hay que tener especial precaución con la temperatura del agua en el primer trimestre de embarazo. Sí que se podría tomar un baño caliente (moderadamente caliente), por un máximo de diez minutos.
Recibir tratamientos de belleza en la piel o masajes no sólo son seguros, sino que también son recomendables para la embarazada y para acabar con los dolores de hinchazón de pies, calambres o dolores en las articulaciones… no tienes que preocuparte por los aceites o sales ya que estas sustancias no pueden llegar al útero y no pueden hacer daño al bebé.
En resumen, podemos sintetizar lo comentado sobre embarazadas en dos puntos:
  • Sí que se puede nadar estando embarazada, es más, existen multitud de centros que tienen terapias especiales para mujeres encinta.
  • Hay que tener especial precaución con las temperaturas elevadas estando embarazada, sobre todo en el primer trimestre.

3. Día de spa para embarazadas

Hay varios spas con programas para embarazadas en España y que te darán el relax y tranquilidad que necesitas. Los balnearios son perfectos para relajarse y dejarse cuidar. Sus aguas mineromedicinales ofrecen magníficas características para la actividad física de una mujer embarazada. Muchos de estos balnearios ofrecen tratamientos específicos para las personas embarazadas y el posparto.
Sabemos que una vez nace el bebé, es más difícil tener tiempo para sí mismo y disfrutar de estos placeres. Por eso, es buena idea dedicarse este tiempo de desconexión en un spa y cuidar el bienestar propio. Relajación para embarazadas ¿qué más se puede pedir?
Como hemos comentado, acudir a un balneario estando encinta no es incompatible, pero sí que conviene avisar al personal del spa por si alguno de los tratamientos no es aconsejable para el periodo de embarazo.
Nuestro consejo es que elijas spas destinados a embarazadas. Cada vez hay una mayor oferta y, se ajustarán a lo que tu necesitas.  Desde Ruralka te proponemos nuestra Tarjeta Spa, en la que podrás disfrutar de un circuito Spa o un masaje en uno de los balnearios Ruralka. Si lo que quieres es ir a un Hotel con Spa, también te ofertamos una selección de hoteles Ruralka que cuentan con un Spa propio. ¡No lo pienses más!

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.