Roadtrip por Navarra y La Rioja

Roadtrip por Navarra y La Rioja

Viajar con otros ojos, desconectar para volver a conectar, viajar sin mapa, perderte y dejarte sorprender. Únete a la Tribu de los Nómadas Rurales, una iniciativa de Ruralka y Volvo.

Nuestros Nómadas, acompañados de Volvo, se animan a descubrir los tesoros naturales de dos preciosas comunidades: Navarra y La Rioja. ¿Listo para conocer su aventura?

En Irati Barnean todo es calma, originalidad y naturaleza. Esta es nuestra primera primera parada, un alojamiento Ruralka conformado por cinco iglús privados y cuyos anfitriones Marina e Iñaki lo han convertido en todo un proyecto sostenible.

Dormir aquí es como dormir en medio del campo, solo nos separaban los grandes ventanales del idílico iglú que nos permitió ser testigos de uno de los atardeceres más bonitos de toda Navarra.

El primer día de roadtrip nos lo tomamos con calma, comenzando la mañana con un delicioso desayuno de pan de pueblo, zumo de naranja y frutas de temporada mientras admiramos el paisaje otoñal que nos rodea. Las hojas caen suavemente de los árboles, ya se empieza a notar la llegada del invierno.

Pasamos el día paseando por la zona, por el precioso Valle de Aezcoa el cual tiene infinitos senderos para recorrer. Además, descubrir los espectaculares miradores que salpican la Selva de Irati es algo que no puedes perderte, la experiencia de caminar entre la fauna del Pirineo es impresionante.

Ya de noche volvemos a nuestro alojamiento, estamos listos para un merecido descanso, pero el espectáculo de estrellas que se ve a través de las ventanas solo nos quita el aliento y nos hace querer pasarnos toda la noche descubriendo las deslumbrantes constelaciones.

Un alojamiento al que seguro volveremos porque es de esos que se quedan en la retina y en el alma.

Ya por la mañana nos despedimos de Marina e Iñaki y nos ponemos rumbo a Pamplona, capital de Navarra y que se encuentra a una hora de Irati Barnean. 

 

Conducimos nuestro Volvo dirección Pamplona y, como siempre, conducir con Volvo es sinónimo de seguridad, rapidez y con sus coches eléctricos de sostenibilidad. Los parajes que nos rodean son indescriptibles, y saber que marcas como Volvo apuestan por una movilidad que no repercute en el medio es una gozada.  

 Pamplona, bien conocida por algunas de sus fiestas, tiene mucho por ver. Algunos de los lugares más interesantes han sido declarados Bien de Interés Cultural como la Catedral de San María o el Iglesia de San Nicolás. Además, es una de las paradas del Camino de Santiago. 

 

Nos pasamos todo el día recorriendo las calles de Pamplona, algunos de los edificios más bonitos que vimos fueron el Ayuntamiento, de estilo barroco y neoclásico, la Plaza del Castillo, centro neurálgico de la ciudad y rodeada de preciosos y pintorescos edificios, o la Catedral de Santa María la Real, de fachada neoclásica también y en cuyo interior se esconde un templo gótico. 

Algunas calles por las que pasamos son muy conocidas, como la Calle Estafeta o la Calle Redín, durante esta visita turística descubrimos muchos edificios antiguos y nos adentramos en la historia de la ciudad, pero nuestro roadtrip tiene que continuar y por la tarde marchamos a nuestro siguiente refugio navarro: La Casa Rural Azpikoetxea 

 

Conducimos nuestro Volvo por la exuberante vegetación que impregna las montañas navarras. Descubrir paisajes nuevos, respirar el aire puro y sentir que nos hacemos uno con la naturaleza es una gozada, y si encima hay comodidad y seguridad todavía es mejor. Eso es lo que conseguimos con Volvo, la certeza de viajar por el mundo rural respetando nuestra tierra. 

 La Casa Rural Azpikoetxea es un precioso caserío de alquiler completo que se alza en el valle de Larraun, los prados que la rodean se extienden hasta donde alcanza la vista y su preciosa arquitectura destaca por sus paredes de piedra y sus grandes vigas de madera.  

Durante esta temporada se empieza a sentir el frío, por lo que la chimenea se convirtió en nuestra gran aliada durante la estancia. Aunque la experiencia de pasar las tardes en el precioso porche con la manta y una taza de café caliente no se nos escapó.  

Tras una estancia inolvidable, ponemos rumbo a nuestra siguiente comunidad, La Rioja, y antes de trasladarnos a nuestro siguiente hotel Ruralka pasamos por un pueblo muy famoso por su vinculación con el vino. 

Cogemos nuestro Volvo y cogiendo la A-1 nos dirigimos raudos a Haro, una bella localidad riojana. Durante nuestro viaje pasamos por la ciudad de Vitoria, en el País Vasco, y continuamos nuestro camino hacia el que será también nuestro refugio en la tierra del vino: Hotel Teatrisso. 

Nuestra primera parada por tierras de La Rioja Alavesa es Haro, conocida también como La Capital del Vino de La Rioja. Aunque esta localidad no está muy poblada, tiene un gran atractivo turístico gracias a sus 18 bodegas. Algunas zonas que visitamos fueron su casco antiguo donde pudimos ver La Plaza de la Paz, el Ayuntamiento, el Museo del Torreón o la Basílica de Nuestra Señora de la Vega. 

Por supuesto, en Haro podemos encontrar una gran cantidad de patrimonio, no solo el mencionado, pero nosotros os animamos a que descubráis esta preciosidad en La Rioja y mientras, continuamos nuestro viaje hacia el Hotel Teatrisso, a tan solo 17 minutos de la localidad.  

Mientras conducimos por las tierras riojanas de la mano de Volvo nos preparamos para descubrir nuestro próximo establecimiento un palacio señorial del siglo XVII y que aúna a la perfección la tradición y modernidad con las artes y el culto al vino. 

Con Volvo no sientes que conduces, parece que el propio coche te lleva al destino, eléctrico y sostenible es genial compartir vivencias con marcas que comparten nuestra filosofía y amor por el turismo rural. 

Nada más llegar empezamos a sentir el ambiente de magia y cine que mantiene este establecimiento. Entrar en él es como volver al pasado, a las películas en blanco y negro, a la época de principios de siglo XX.  

Laura y José Ángel nos reciben con una amplia sonrisa y nos dan nuestra habitación, una estancia muy original que nos envolvió en un mundo lleno de cine, vino y exclusividad.  

Por la noche, nos despedimos del día visitando las bodegas del propio hotel, una bodega centenaria donde nos permitieron degustar sus deliciosos vinos riojanos. 

Por la mañana nos despedimos del hotel, sabemos que es nuestro último día de roadtrip pero todavía queda una gran ciudad que visitar y un establecimiento en el que alojarse. 

Cogemos nuestro coche Volvo y partimos hacia la capital riojana, Logroño, una ciudad muy bonita famosa por su oferta cultural y reconocida por sus vinos y gastronomía.

Durante nuestro día de turismo por Logroño nos da tiempo a ver los principales puntos de interés de la ciudad como la Muralla del Revellín, la Concatedral de Logroño y, por supuesto, el casco antiguo. Otro lugar por el que pasamos es su famoso Puente de Piedra o Puente de San Juan de Ortega el cual aparece en el escudo y además es la entrada a la ciudad desde el Camino de Santiago 

Por último, cerramos este roadtrip en un alojamiento moderno, rodeado de viñedos y con un impresionante spa que se encuentra a tan solo 17 minutos de Logroño, Finca de los Arandinos.

Este establecimiento Ruralka es toda una novedad en la región pues unifica bodega, gastronomía y spa en un solo complejo. Además de viñedos también podrás encontrar una gran cantidad de árboles frutales, ¡a nosotros nos encantó! Por otra parte, después de un roadtrip tan intenso como este probar una sesión de vinoterapia fue espectacular. 

Y aquí termina nuestro roadtrip por Navarra y La Rioja, un viaje espectacular con la mejor compañía gracias a Volvo y sus coches eléctricos. Una forma divertida, diferente y, sobre todo, sostenible de vivir el turismo rural, respetándolo y valorando el entorno tan espléndido que nos rodea. 

 

¿Te unes a nuestros Nómadas? 

Regístrate

Descuentos y planes exclusivos para suscriptores.