Alojamientos Sostenibles Ruralka. Parte 2

Los establecimientos activan cada vez antes y con más intensidad protocolos y campañas de sensibilización entre clientes y trabajadores para cuidar del entorno que les rodea y del planeta en general. 
Los hoteles sostenibles Ruralka, con la sostenibilidad siempre como parte de su filosofía,  nos presentan todas sus acciones sostenibles con el fin de ofrecer un servicio al cliente con impacto mínimo en el entorno, pero sin perder su calidad y su trato exclusivo. 
Reforestación, políticas de apoyo al empleo local, energías renovables, amenities sólidos, limpiadores ecológicos, apoyo a los pequeños productores o la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos, son solo algunas de estas acciones de nuestros hoteles con encanto ecológicos ¿Quieres descubrir más?
1. Molino la Nava (CórdobaAndalucía). Destino Starlight con Sello Eco.
En Montoro, Córdoba, se encuentra Molino la Nava, un edificio típico andaluz que alberga un molino del siglo XVIII completamente restaurado, respetando el material y la maquinaria original. Cerca de la monumental Córdoba, desde aquí promueven las actividades del entorno y  la gastronomía local, que se puede descubrir haciendo alguna de sus rutas en bicicleta. 
La sostenibilidad forma parte del ADN del proyecto desde los inicios y para ello tienen un protocolo de comunicación para empleados y clientes con el que conciencian del uso racional de recursos. Molino La Nava ostenta el premio honorífico de “Conservación del Entorno Natural y Conservación Paisajística” que otorga el grupo Habitat Futura, junto con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Además, dentro del hotel realizan acciones para la captación de lluvia para jardinería y piscina; mantienen la iluminación exterior con lámparas solares y en el interior con leds; trabajan con proveedores km 0 con productos como la fruta, el aceite, la carne, los huevos, la miel, etc.
Además, Molino la Nava forma parte de la Reserva Starlight. 
 
2. Casas do Campo (A CoruñaGalicia). Mejorar las condiciones del mundo rural.
En pleno Parque Natural de Fragas do Eume, uno de los bosques atlánticos mejor conservados de Europa, en Monfero (A Coruña), se encuentran estas cuatro casitas independientes de piedra del siglo XIX, rehabilitadas con esmero y rodeadas de vegetación. Tienen muy claro que cada uno debe aportar su parte y que hay que ser un ejemplo a seguir para huéspedes y trabajadores. 
Su premisa más importante es incentivar y mejorar las condiciones del mundo rural, de sus vecinos más próximos y fomentar su economía y calidad de vida, pero sin que esta mejora suponga un impacto negativo para el entorno. Su política de contratación de empleados se centra en generar empleo en su ámbito local, por lo que todos sus trabajadores pertenecen al ayuntamiento de Monfero. Con ello intentan evitar la despoblación del mundo rural y fomentar el empleo de mujeres en la zona. 
Además, como parte de su política de sostenibilidad, están realizando una reforma decorativa con pintura ecológica a la cal, pintura en conexión con el medio ambiente ya que no es tóxica, absorbe CO2 del ambiente, es bactericida y termo-reguladora. Además, también cuentan con un programa de eficiencia energética; rellenan las botellas de cristal para el agua y tienen un proyecto a futuro de instalación de placas solares. 
3. Masía la Mota, (AlicanteComunidad Valenciana). Recuperar y mantener.
Entre los parques naturales del Carrascal de la Font Roja y la Sierra de Mariola, en Alicante, se encuentra Masía La Mota, una edificación con más de 300 años de antigüedad donde saben que el futuro del turismo pasa por la sostenibilidad. Por ello están muy concienciados con ella y llevan a cabo diferentes actividades y proyectos en su defensa. 
La rehabilitación de la masía se hizo reutilizando materiales, respetando la estructura y arquitectura de la casa. En el proyecto se aislaron paredes y tejados para optimizar el uso de la energía. También, para mantener un riego sostenible, se llevó a cabo la recuperación de un antiguo aljibe que permite recoger el agua pluvial y utilizarla para el huerto ecológico, así como para las nuevas plantaciones de olivos y cerezos. Productores de aceite de oliva extra premium, han recuperado alrededor de 700 olivos centenarios, alguno incluso que ronda los mil años de la variedad autóctona alfafarenca. 
Desde Masía La Mota se realizan visitas guiadas, catas de aceite y mercadillos solidarios para poner en valor el proyecto que antepone la tradición, la conservación y la sostenibilidad.  
Seguimos dando visibilidad a nuestros hoteles sostenibles desde Ruralka, aquellos que llevan a cabo pequeñas grandes acciones que permiten construir un turismo rural más ecológico y respetuoso con el medio ambiente. 
No puedes perderte todos nuestros alojamientos sostenibles Ruralka, así como una selección de hoteles con encanto ecológicos, establecimientos perfectos para los amantes del cuidado del entorno y la naturaleza.

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.