Del huerto al plato. Conoce los huertos de nuestros anfitriones


¡Te traemos otros 2 planes recién saliditos del huerto! Comunicar y poner en valor todo lo que ocurre en nuestros establecimientos es una de nuestras labores más importantes y si, además, se trata de iniciativas y actividades que promueven el respeto por la tierra y la tradición y el cultivo sostenible, ¡mejor que mejor! Te traemos dos historias de dos de nuestros anfitriones en las que el amor por la naturaleza y lo que nos da es el protagonista. 
 
– EL MOJITO DE LAS TARDES EN POSADA REAL EL BUEN CAMINO, EN ZAMORA 
En Villanueva de Campeán, en Zamora, en la Vía de la Plata, antigua calzada romana que unía Mérida con Astorga, se encuentra la Posada Real el Buen Camino, en pleno Camino de Santiago. En esta casa tradicional zamorana disfrutan de lo que producen ellos mismos y les encanta compartirlo con sus clientes. Por ejemplo, preparan un apple crumble con las manzanas de su huerto y lo sirven aún tibio; o bien ofrecen un tomate que todavía mantiene la temperatura que le da el sol con el AOVE de Los Arribes del Duero y un poquito de la albahaca que crece al lado. Cuando se pone el sol, en las tardes de verano, preparan un mojito con la hierbabuena que inunda el jardín con su aroma. Disfrutar de la naturaleza y de lo que generosamente les ofrece es parte de su filosofía y vida.  
  
– MAR DE LA CARRASCA, EN CASTELLÓN: ENTENDER A LA TIERRA Y AGRADECER LO QUE NOS DA 
Aquí la filosofía sostenible se lleva en el ADN, se vive y se practica. Como ellos mismos afirman: “Cultivamos la tierra tratando de acompañar sus ciclos, aprendiendo de ella, de su orden implícito y cuando el alimento entra en la cocina, lo tratamos de la misma forma, con conciencia desde el momento del corte, potenciando sus cualidades para que en el cuerpo de quien se nutre se complete un ciclo que se inició en la tierra bajo el influjo del cielo”. El huerto de Mardelacarrasca está en marcha desde los comienzos del proyecto, hace unos 20 años con un acercamiento a la tierra desde la permacultura y algo de biodinámica. No intervenir en exceso y no intoxicar la tierra con químicos. La cocina es de temporada, vegetariana, vegana y macrobiótica, aunque incorpora carne y pescado según la opción de cada viajero. De su huerto salen platos como el warah hariche, de origen libanés, donde una hoja de parra envuelve una mezcla de arroz, cebolla, tomate y especias que acompañan con un vino del Penedés, una combinación fruto de la cultura mediterránea.  
¿Has visto ya todos nuestros planes para sumergirte en el mundo rural? No te los pierdas aquí, y descubre todos los secretos que la tierra y el turismo rural pueden ofrecerte a través de los huertos de nuestros hoteles con encanto Ruralka

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.