DimexDonde visita El Gran Sueño

Nuestros embajadores Ruralka podrían definir  El Gran Sueño Rooms & Suites (Pintueles, Asturias) con una frase: "Una vez entras en la habitación, todas las fantasías del alojamiento perfecto se hacen realidad". En este post prepárate a vivir su experiencia a través de sus palabras, ¡sigue leyendo!
 "¡Era como estar en un cuento! Árboles gigantes entremezclando sus ramas a un lado y otro de la carretera, los rayos de sol colándose entre las hojas, vacas pastando, casas de madera y piedra, algunos hórreos, y todos esos elementos se mezclaban con una extensión de prados en los que no nos alcanzaba la vista."
Al llegar, Javier y Dave, los propietarios del alojamiento rural, nos recibieron con todas las medidas de seguridad y sobre todo, con una calidez que traspasaba las mascarillas. No solo nos hicieron un tour por la extraordinaria casa que ambos han reformado desde los cimientos de una cuadra, sino que igualmente nos adentraron en la cultura y costumbres asturianas con sus relatos. 
Foto: dimexdonde
"Queríamos aprovechar al máximo los espacios abiertos, queríamos desconectar y sentir esa ansiada sensación de paz y libertad. En Asturias, el Gran Sueño fue todo y más de lo que imaginábamos." 
La carretera ya advertía el maravilloso enclave en el que se encuentra la pequeña población de Pintueles. Del Gran Sueño nos asombró la acertada mezcla de un estilo rústico con unas pinceladas contemporáneas. La decoración de todo el alojamiento ha sido elegida con un gusto exquisito, sin dejar a un lado la comodidad y el confort. Todo lo que hay en ella ofrece un descanso inigualable: la gran cama con lencería de algodón egipcio que predomina en la estancia, una butaca y un ottoman que junto a una variedad muy bien escogida de revistas de viajes hizo que pasáramos las primeras horas de la mañana disfrutando de esos 17m2.
Pero sin duda alguna, la magia de la habitación reside en el amplio ventanal con puerta de acceso a la terraza privada. Nos pasamos una tarde entera contemplando las vistas de la sierra del Sueve y los Picos de Europa. ¡No te puedes perder ningún amanecer y atardecer desde allí, son inolvidables!
Foto: dimexdonde
El extenso jardín y los únicos sonidos provenientes de la naturaleza (o la deliciosa lista de música de los propietarios) convertían el acto del desayuno en un auténtico ritual. 
Foto: dimexdonde
El resto del día lo dedicábamos a descubrir la zona. Si bien dimos agradables paseos por Pintueles, disfrutando del simple hecho de pasear y respirar aire puro, exploramos con el coche sus alrededores. Llanes, Bulnes o los conocidos Lagos de Covadonga son algunos de los lugares que elegimos para adentrarnos en el Asturias más natural y salvaje. Gran parte de su encanto lo forman las carreteras que atravesamos.  
Foto: dimexdonde
En el desayuno pudimos saborear Asturias. La calidad y el amor con el que elaboran cada plato queda patente al estar compuestos por ingredientes ecológicos locales y de temporada. ¡Las fresas asturianas, el zumo de manzana ecológico, y el queso de elaboración propia de un vecino es algo que todo el mundo tendría que probar! 
Foto: dimexdonde
" Estuvimos dos días, pero nos bastó para marcharnos convencidos de que durante las vacaciones pueden pasar cosas increíbles" 
¿Queres vivir una experiencia en Asturias? ¡Un Gran Sueño te está esperando!
 

Regístrate

Te regalamos 10 € en tu primera compra de Escapadas Ruralka.